¿QUÉ ES FLOW FORMING?
La tecnología Flow Forming implica la aplicación de presión al cilindro interior de la rueda, mientras gira y después de que se ha fundido. Este proceso comparte similitudes con el que se encuentra en el proceso de forjado, en el que las moléculas de aluminio se comprimen, resultando una llanta más ligera y fuerte, con propiedades de mayor resistencia a los golpes y de estiramiento.

El proceso de Flow Forming comienza con una llanta fundida con precisión que es más angosta que su ancho final.

La llanta se hace girar bajo calor mientras se aplica presión a la parte interior.

El resultado final tiene el ancho deseado y ahora es más fuerte, más ligero y comparte las propiedades de una llanta forjada.

Durante el proceso de fabricación, una rueda fundida, que ha sido diseñada para tener una separación entre la parte central de la rueda y el radio, se mecaniza con precisión con una herramienta especial desde la parte trasera de la rueda. Esto permite que el área detrás de la cara de la rueda y los radios tenga un efecto de mecanizado especializado. Algunos de estos efectos incluyen un área suave, un área mecanizada e incluso un hueco en el que se puede pintar una línea.